QuimiWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Inicio

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 38
MaloBueno 

Lic. Gabriela Mohina

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Este sitio ha sido construido con la intención de que los alumnos que tomen un curso de química afiancen los contenidos y adquieran destrezas, sobre todo en la resolución de problemas. Es un material complementario, no reemplaza ningún otro material. Los contenidos teóricos correspondientes a cada bloque temático deben tenerse adquiridos antes de resolver los ejercicios.

La parte QUÍMICA ELEMENTAL está pensada para nivel secundario.
La parte QUÍMICA GENERAL está pensada como primera materia a nivel universitario. Las explicaciones de esta parte, elaboradas por la Lic. Lidia Iñigo (derechos reservados ley 11723) siguen el programa del curso de Química del CBC de la UBA.

 

RECOMENDACIONES PARA EL ESTUDIO DE LAS CIENCIAS

La frase “La práctica lleva a la perfección “no es literalmente cierta, es la práctica perfecta la que hace la perfección. Por ello es importante que aprendas como estudiar las distintas disciplinas y así aprovechar el curso al máximo.
Aunque cada uno de nosotros aprende en forma distinta, hay ciertas sugerencias, acerca de los métodos de estudio, sobre todo en las disciplinas científicas, que la mayoría de los estudiantes encuentran útiles. A continuación encontrarás una lista de cosas que debes tener en cuenta.

Planea una estrategia para tu éxito

Para llegar a donde deseas estar necesitas una meta. Que tu meta sea pasar este curso con un buen resultado, es decir que puedas lograr aprender a aprender. Para llegar a ello debes tener un plan, el cual debe incluir los puntos siguientes:
· Prepararse para la clase
· Asistir a clase
· Hacer la tarea
· Solicitar ayuda especial cuando la necesites
· Tener una estrategia para tus exámenes

Preparación de la clase

Para aprovechar al máximo cada clase, debes prepararte. Una de las mejores cosas que puedes hacer es leer el material que tienes antes que tu profesor lo exponga. Puede ser que no comprendas todo lo que lees, pero tendrás mejores posibilidades de entenderlo cuando tu profesor exponga el material en clase.
Asegúrate de cumplir diariamente con tu trabajo. Si te atrasas y llegas a clase sin haber entendido el material anterior, te perderás y habrás perdido el tiempo que pasas en clase . Lo peor es que te frustrarás y desanimarás. Prométete que siempre te prepararás para tu clase, y cumple tu promesa.

Asistencia a la clase

Asistir a clase es la oportunidad que tienes para aprender de tu profesor. Maximízala asistiendo a todas las clases. Siéntate al frente del aula, donde puedas ver y oír bien, y donde no te distraigas. Tu responsabilidad es seguir la explicación del profesor aun cuando esto sea difícil.
Pon atención y subraya o anota las cosas importantes que diga tu profesor. Sin embargo, no utilices demasiado tiempo para tomar notas, porque no te podrás concentrar en lo que explica tu profesor. Es mucho mejor poner atención y comprender que tan solo copiar las soluciones de los problemas.
No temas preguntar. Si hay algo que no comprendes, es posible que el tema no esté claro también para otros alumnos. Te agradecerán tu buena disposición para preguntar. Además, al preguntar participas activamente en clase, lo cual te ayudará a poner atención y a mantenerte alerta y participativo.

Tarea

Todos saben que se requiere práctica para sobresalir en el tenis, para dominar un instrumento musical o para aprender una lengua extranjera. También se necesita práctica para aprender matemática, física, química, historia, etc.. Como la práctica en las distintas disciplinas es la tarea, esta representa tu oportunidad de revisar tus ideas y adquirir destreza.
Es muy importante que fijes una hora para estudiar y hacer la tarea. Elabora un programa y apégate a él. Trata de estudiar en un lugar que sea confortable y tranquilo. Si puedes, haz algo de la tarea poco después de la clase, o cuando menos antes de que olvides lo que se expuso en la misma. Este seguimiento rápido te ayudará a recordar los conceptos y destrezas que te haya enseñado el profesor ese día.

Sesiones de estudio

Cada sesión de estudio debe constar de tres partes:

1. Comenzar cada sesión con un período de repaso. Vuelve a los temas anteriores y ve si puedes hacer algunos problemas de las secciones previas. Si mantienes vigentes tus habilidades adquiridas reducirás mucho el tiempo necesario para estar listo para los exámenes.
2. Después del repaso, lee el material asignado. No caigas en la tentación de profundizar en los problemas sin leer y comprender los ejemplos. En cambio, haz los ejemplos con lápiz y papel. Solo después de haber comprendido los conceptos básicos que intervienen deberás tratar de resolver los problemas. Cuando resuelvas los problemas compara tus respuestas con las que se proporcionan en las guías de ejercitación. Si alguna de tus respuestas difiere de las dadas, ve si puedes hacerla coincidir. Algunas veces las respuestas correctas se pueden presentar en más de una forma. Si todavía crees que tu respuesta es errónea, compara tu trabajo con el ejemplo dado que más se aproxime al problema y trata de encontrar tu error. Si no puedes encontrar tu error, marca el problema y pregunta en la clase siguiente.
3. Quizás conozcas una regla que dice que se deben emplear dos horas en hacer tareas por cada hora de clase. Para hacer más agradable tu sesión para hacer la tarea, estudia con uno o más de tus amigos. La interacción aclara muchas ideas y ayuda a recordarlas. Si debes estudiar solo, trata de hablar contigo mismo. Una buena técnica de estudio es explicarte a ti mismo el material.

Ayuda especial

Aprovecha cualquier ayuda adicional que te pueda brindar tu profesor. El podrá aclarar tus dudas rápidamente.

Exámenes

Con frecuencia los alumnos se ponen nerviosos antes del examen, porque tienen miedo de no hacerlo bien. El motivo más común de ese miedo es que el estudiante no confía en conocer bien el material.
Para adquirir mayor confianza en tu habilidad para resolver los exámenes, vuelve a hacer muchos de los problemas que se presentan en los conjuntos de ejercicios, trata de conseguir otros problemas por tu cuenta, y verifica que los hayas resuelto correctamente.
A continuación haz suposiciones acerca de lo que te puede preguntar el profesor, elabora tus propias pruebas y resuélvelas. Si conoces a tu profesor, te sorprenderá lo bien que elegiste esas preguntas. Con esta preparación tendrás cierta idea de cómo te irá en el examen. Con ello adquirirás mayor confianza en tu capacidad de resolverlo bien.
Al hacer un examen, trabaja lenta y pausadamente. Explora visualmente el examen y resuelve primero las preguntas fáciles, dejando al final los problemas más difíciles.

Última actualización el Viernes, 27 de Febrero de 2009 14:10
 

Lic. Gabriela Mohina

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.